De intercambio en Madrid

Las aventuras de un SICUE gallego en la Villa y Corte

23.7.07

El mundo está lleno de “santostomases” que necesitan ver para creer... Pues bien, Santa Tomasa, lo de la foto de arriba es un primillar.
Después de volver de Palma, me reservé un par de días de descanso en Madrid antes de volver mañana a Ourense, y ayer pasé la tarde con Javi. Fuimos primero a las charcas de los Camorchos (Torrelodones), un pequeñísimo humedal protegido que forma parte del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, y que sirve como lugar de cría para muchas especies interesantes de anfibios. Como apretaba el calor, los bichos buscaban refugio y humedad debajo de las piedras, y allí encontramos mis primeros gallipatos Pleurodeles waltl y tritones pigmeos Triturus pygmaeus; ambos preciosos, como se ve en la foto.
Tras una breve parada en el embalse del arroyo de las Corcheras (Torrelodones aún), donde comprobamos que los chalets construidos directamente a la vera del agua habían espantado a cualquier ardeida interesante que se dejase ver antes por allí (sólo pudimos ver fugazmente a un martinete desapareciendo entre los fresnos), continuamos viaje hacia Arroyomolino. Allí GREFA tiene instalado un primillar experimental donde liberar pollos procedentes de programas de cría en cautividad con adultos irrecuperables, con el fin de establecer nuevas colonias de este halconcito, que cría bajo tejas o en ruinas y se alimenta sobre todo de grandes insectos, y que lo ha pasado muy mal con la intensificación de la agricultura. Javi y otros voluntarios de la Facultad se encargan a diario de llevarles comida a los pollos que aún están en el nido y de vigilar que todo marche correctamente.
Finalizadas estas tareas, nos dimos una vuelta por los alrededores. Estaba la zona a rebosar de conejos, perdices y mis primeras liebres ibéricas Lepus granatensis; augurando una temporada de caza me temo que muy exitosa. Haciendo tiempo, se nos fue haciendo de noche; y hacia las 22:30 comenzaron a cantar, eclipsados por los coros de mochuelos y alcaravanes, mis primeros chotacabras cuellirrojos Caprimulgus ruficollis, extrañas aves nocturnas parecidas a vencejos gigantes que apenas pudimos ver planeando lejos sobre los rastrojos...

Triturus pygmaeus (abajo) y Pleurodeles waltl

Un juvenil hembra de cernícalo primilla Falco naumanni ya casi independizado

Liebre ibérica Lepus granatensis al borde de un camino

He puesto tantas fotos porque Javi, que no sabe que es un rollo, me dijo que a ver por qué no ponía más fotos en las entradas. Si la página ha tardado media hora en cargarse, echadle la culpa a él.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Home